Blog dedicado a la biografía breve de personajes destacados y curiosos de la provincia de Guadalajara, hasta el siglo XX, por Tomás Gismera Velasco.-correo: atienzadelosjuglares@gmail.com

miércoles, diciembre 11, 2013

NARCISO MARTÍNEZ VALLEJO-IZQUIERDO



Eclesiástico. Político.
Rueda de la Sierra (Guadalajara), 29 de octubre de 1830 – Madrid, 19 de abril de 1886

   Narciso Martínez Vallejo-Izquierdo nació el 29 de octubre de 1830 en Rueda de la Sierra.



   Hijo de padres dedicados a la agricultura, ingresó muy joven en el Colegio de Molina de Aragón, y posteriormente en el Seminario Conciliar de Sigüenza, donde concluyó sus estudios eclesiásticos, doctorándose en Teología en la Universidad de Madrid.

   En el transcurso de sus estudios desempeñó su labor eclesiástica con la de profesor de Lengua Griega en Sigüenza, ocupando posteriormente la cátedra de Religión al tiempo que se encargaba de la Biblioteca episcopal.

   Fue ordenado sacerdote el 1 de abril de 1857, ocupado un cargo de canónigo en la catedral de Sigüenza para ser después trasladado a la de Granada, en cuya diócesis y catedral ocuparía el puesto de arcediano.

   En 1871 fue elegido diputado a Cortes por el distrito de Molina de Aragón, adscribiéndose al partido carlista y significándose como un gran orador, además de demostrar unas aptitudes para la organización que hicieron fuese propuesto para ocupar el obispado de Salamanca, recibiendo la mitra el 31 de enero de 1874.





   Fue elegido Senador por Guadalajara en las elecciones que tuvieron lugar en 1876, pasando al año siguiente a ocupar el mismo puesto en el Senado por la provincia de Valladolid, puesto que desempeñaría hasta 1882, en que presentó su renuncia en protesta ante la primera Ley de Matrimonio Civil que se introdujo en España por el Gobierno liberal.
   A pesar de ello su influencia fue creciendo con el paso de los años, hasta llegar al 9 de marzo de 1885 en que fue propuesto para ocupar la entonces en formación diócesis de Madrid, siendo el primer obispo de la ciudad.

   Tomó posesión de su mitra el 2 de agosto de 1885, entrando en la capital desde Majadahonda, donde recibió a los concejales y Alcalde de Madrid que lo acompañarían al palacio episcopal. Tras la recepción oficial pasó aquella primera noche visitando los hogares de los madrileños pobres que estaban padeciendo una de las mayores epidemias de cólera que asolaron Madrid en los años finales del siglo XIX.

   Fue, por su cargo, el encargado de presidir los funerales del rey Alfonso XII, fallecido en el otoño de aquel mismo año, y ocupado a lo largo de los meses siguientes en reformar el clero madrileño y organizar la diócesis para la que había sido propuesto levantó la ira de muchos de los clérigos madrileños que comenzaron a mirarle con malos ojos.

   Uno de aquellos, Cayetano Galeote, natural de Marbella, el 18 de abril de 1886, y después de numerosas amenazas, cuando el obispo de Madrid se dirigía a presidir los actos del Domingo de Ramos en la entonces catedral de San Isidro de Madrid efectuó sobre él, en las mismas gradas de la catedral, tres disparos de pistola que le ocasionarían la muerte la tarde del lunes día 19, en la misma sacristía de la catedral a la que fue trasladado tras sufrir el atentado que conmocionó al pueblo de Madrid.

   Tras su muerte fue trasladado al palacio episcopal, en donde se montó la capilla ardiente, para ser enterrado tres días después en la propia catedral de San Isidro en la que sufrió el atentado y encontró la muerte.

   El Ayuntamiento de Madrid, por iniciativa de la Casa de Guadalajara en Madrid, le dedicó un homenaje en la calle de su nombre, en la que se situó una placa resumen de su vida, obra del ceramista Ruiz de Luna.

   La muerte del obispo de Madrid se cuenta en La muerte de Don Narciso.

Tomás Gismera Velasco




Detalles del LIBRO

  • Tapa blanda: 152 páginas
  • Editor: CreateSpace Independent Publishing Platform (31 de diciembre de 2016)
  • Idioma: Español
  • ISBN-10: 1541370929
  • ISBN-13: 978-1541370920
  • Precio: 7,81 euros