Blog dedicado a la biografía breve de personajes destacados y curiosos de la provincia de Guadalajara, hasta el siglo XX, por Tomás Gismera Velasco.-correo: atienzadelosjuglares@gmail.com

jueves, octubre 13, 2011

LUIS MAZZANTINI EGUÍA


Torero. Político
Elgóibar (Guipúzcoa), 10 de octubre de 1856 – Madrid, 23 de abril de 1826

Hijo de un ingeniero italiano y de madre vasca, vivió y estudió en Italia durante su infancia y adolescencia, obteniendo el grado de bachiller en Artes. Regresó a España como secretario en el cortejo de Amadeo de Saboya. Ingresó en la compañía de ferrocarriles El Mediodía, y a finales de la década de 1870 comenzó a destacar como matador de toros. Su formación cultural, inusual en los toreros de la época, le hizo ganarse el apodo de señorito loco. Tras un periodo de novillero, confirmó su alternativa en Madrid de manos de Lagartijo, el 29 de mayo de 1884.

Coincidió con el periodo de dominio absoluto del Rafael Guerra, Guerrita y también alternó con los míticos Lagartijo y Frascuelo, que se encontraban en la recta final de sus carreras. A Mazzantini, ya apodado don Luis, se le recuerda por su singular personalidad dentro y fuera de las plazas y técnicamente como un gran estoqueador. También son recordadas las anécdotas que sobre él contaba el Guerra, su antagonista en la plaza, y por haber logrado imponer el sorteo de los toros, ya que hasta entonces el principal matador (siempre Guerrita), con el beneplácito del ganadero, escogía las reses que deseaba torear, lo que perjudicaba a los demás matadores. También logró mejoras en los honorarios de los diestros. Mató casi 3000 toros y llegó a ganar seis mil pesetas por corrida en la última década del siglo XIX.

Fue muy popular en su época, vestía muy elegante y se codeaba con la alta sociedad. También tenía amigos artistas, frecuentaba la ópera y las tertulias literarias.

Se cortó la coleta al morir su esposa, en febrero de 1905. Una vez retirado de los ruedos, Mazzantini, de tendencia monárquica, se dedicó a una brillante carrera política. Fue concejal en el Ayuntamiento de Madrid, teniente de alcalde, miembro de la Diputación Provincial y gobernador civil de Guadalajara y de Ávila.




Según él mismo reconoció en una visita oficial a la localidad, ya como Gobernador civil de la provincia de Guadalajara, y ante el pueblo de Jadraque, allí se vistió por vez primera de luces. La confesión la realizó en el mes de septiembre de 1919:

“Ahí abajo, en esa plaza donde ahora bulle alegre la juventud, vestí por vez primera el traje de luces, traje que apenas pude alquilar, pues el humilde sueldo de jefe de estación que disfrutaba no consentía ahorros. Aquí cobré las primeras monedas, aquí recibí las primeras satisfacciones con los aplausos calurosos del público. Aquí, en Jadraque, dio comienzo mi vida de acción…”

Fue Gobernador civil de Guadalajara entre los meses de agosto de 1919 y enero de 1920.

Murió en Madrid, el 23 de abril de 1926.

Tomás Gismera Velasco